Imagen

I am Batman

Estoy re podrido. No es la mejor manera de empezar a escribir algo, pero es cierto, estoy re podrido.

Yo suelo ser esa clase de persona que antes las facilidades tecnológicas que tienen los botijas hoy en día, me alegro por ellos, ojala las hubiera tenido yo. Yo escucho muchas veces que la gente que tiene aproximadamente mi edad, digamos en el entorno de los 40 años, se horrorizan porque Tinder existe…yo me alegro, ojalá nosotros hubiéramos tenido Tinder en vez de remar como un condenado para ver una teta.

Y así como te digo una cosa, te digo la otra, con el advenimiento de Google y Wikipedia, las cosas ya me empezaron a romper las bolas; no pongo en tela de juicio su utilidad, pero ahora ya no discutís 2 horas sobre quién fue el campeón de la Copa Libertadores en 1986 o como se llamaba el villano de mandíbulas de metal de He-Man (Trap Jaw por si se quedaron preguntando y noooooooooo, no googlee), hoy googleas y chau pinela. Ojo, yo caigo en eso, sin ir mas lejos, este verano mi hermano mas chico me cagó a pedos porque ante el primer indicio de dudas sobre el orden de las canciones en un disco de Queen, googleé.

Pero todo tiene que tener un límite, y se cruzó, ayer me topé con la cruda realidad que ese límite se cruzó. ¿Cuál es el juego mas viejo de este mundo?…no?…el juego mas viejo de este mundo es el de los parecidos…no hay nada mas lindo y simple que encontrar qué tu vecino se parece a una versión flaca de Chris Farley, o que tu compañera de laburo es igual a un cocker pero con más pelos. Sin embargo, siguiendo la lógica imperante del siglo XXI, se creó una aplicación que me previene de usar mis neuronas…y les juro, no puedo creer que hayamos cagado el juego mas simple y entretenido del mundo con una aplicación. Este demonio en forma de aplicación se llama Doppies, vos entras, sacas una foto y este Belcebú moderno te dice a quien te pareces…no pienses más, tu respuesta está a una foto.

Insisto, no lo puedo creer aún, está bien que facilitemos las cosas, pero basta, vamos a trabajar un poquito la sinapsis, vamos a repasar los pasillos interminables de esa biblioteca mental que contiene cualquier cantidad de información basura, es algo increíble que lleguemos a la vagancia de no querer…ah ah ah … para para para … me dio Ben Affleck… que grande la tecnología en el siglo XXI, no?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s