El abandono

Me pregunto si conversarás con tu viejo

bajo la sombra de alguna parra;

Me pregunto si contarás cuentos sobre zorros y conejos

a la hora de la siesta.

Me pregunto si en horas de silencio

coleccionarás pedacitos de historia

o si las flores se abren a tu paso.

Me pregunto si pensarás en nosotros,

tanto como nosotros en ti.

Me pregunto si tu vacío es tan grande como el mio.

Dichoso tu lugar que se ensancha en tu presencia,

que ruin el nuestro que se envilece con tu ausencia.

Me pregunto si mis lágrimas llegarán a tus ojos,

me pregunto si tus manos asperas

revolverán otros pelos.

Recordarte, pensarte, sentirte

en cada mañana de domingo,

deseando que hayas encontrado tus angelitos negros,

deseando que tú seas el nuestro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s