#17 – RESEÑA – CUENTOS COMPLETOS DE MARIO LEVRERO

el

Levrero es uno de mis autores uruguayos predilectos, desde que leí las novelas que se incluyen en su Triología Involuntaria, tuve la firme convicción de estar en presencia de un autor magnífico, por eso no pude evitar leer sus Cuentos Completos.

Levrero es un autor que conocí a través de la lectura de Felisberto Hernández, y Felisberto Hernández es un autor que conocí a través de la lectura de Borges (todos los caminos conducen  a Borges) y comparten, en menor o mayor grado, su trazo surrealista, fantástico; su escritura lo situó dentro del grupo de escritores que fueron tildados de “raros”, algo que al autor no parece agradarle en demasía – o al menos eso deduzco en su relato Entrevista Imaginaria a Mario Levrero por Mario Levrero (de lo mejor del libro!)-..

Este género es sin lugar a dudas mi preferencia a la hora de leer, por lo cual mi expectativa ante este libro era alta, y por supuesto, fueron cumplidas.

Desde su primer cuento “La Máquina de Pensar en Gladys” – este cuento abarca una carilla, les pido encarecidamente que lo lean, es una puerta de pequeños párrafos a un universo inabarcable – el lector se ve expuesto a la siempre encomiable tarea de pensar.

Ese es el factor común que encontré en estos relatos, pensar, pensar como ejercicio, pensar como juego, pensar como exposición a verdades ocultas en una estética narrativa impecable. Levrero se caracteriza por una prosa que fluye entre enigmática y por momentos mundana, y en esa aparente yuxtaposición crea mundos enteros donde las ideas irrumpen abruptamente en la trama y el lector quedará pensando cómo llegó hasta allí.

La estructura de los acontecimientos narrados a través de los cuentos, por momentos recordarán a Carroll y su Alicia – hay guiños muy directos a su obra en cuentos como El Sótano o Alice Springs)-, por otro momentos rozan lo absurdo y circense, pero si hay algo que he aprendido con este autor es que no hay azar, cada una de sus palabras parecen estar orientadas a la transmisión de una idea, de un sentimiento – debo admitir que por momentos, alguna de ellas, seguramente me fueron esquivas-.

Es indudable la carga semiótica con la cual el autor dota a cada uno de sus relatos, hay una fuerte inclinación narrativa hacia la elaboración de imágenes que expongan al lector al asombro.

Como conclusión les recomiendo acercarse a la obra de un autor que si bien su estigma de “raro” puede intimidar, su riqueza literaria es desbordante y su imaginación no menos que envidiable.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ¡Hola Santiago!
    La verdad es que conocía al autor pero nunca leí nada de él, tengo miedo de comprar sus cuentos completos y que me suceda como con Poe, ir leyéndolos, aburrirme, pausarlos y abandonarlos de nuevo para retomarlos en algún momento.
    Eso sí, voy a darle una chance a “La Máquina de Pensar en Gladys” para conocerlo y ver cuando me animo a leer más de su trabajo.
    Muchas gracias por esta recomendación.

    ¡Un abrazo y un beso!

    Me gusta

    1. Febo dice:

      Hello!!! Podes arrancar con su trilogía involuntaria, 3 novelas cortas, sumamente interesantes. Gracias por comentar!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.