#30 – AMERICA DE FRANZ KAFKA

el

Entiendo que hay dos potenciales caminos para ser considerado “clásico” en la literatura, por un lado encontramos aquellos libros que por su temática, imaginación u otro logra el mérito, y por otro, están aquellos que son escritos de forma que hacen un quiebre en la poética establecida o aceptada. Sospecho que Kafka pertenece a estos segundos.

América narra la historia del joven Karl Rossman, alemán devenido en inmigrante, quien ante el oprobio familiar por embarazar a una empleada es enviado al nuevo continente. Dato curioso es que el autor jamás pisó Estados Unidos, elemento que descubrimos en el primer pasaje del libro ante la descripción de la Estatua de la Libertad.

La historia fue escrita a principio del siglo XX y publicada de forma póstuma en 1927, este salto temporal que separa a la obra del actual lector resulta imperceptible, la temática que aborda continúa igual o más vigente aún en nuestros días y esto da a la historia un ambiente de cierta familiaridad con la actualidad que nos somete rápidamente a la obra.

Durante la historia veremos pasar un corso de inmigrantes y en todos se presenta la desesperación de la situación y la añoranza a la tierra madre.

Un aspecto que enmarca ese sentir es como nuestro narrador describe constantemente elementos de urbanidad asfixiante, ya sea en el tránsito o en la descripción de la ciudad, y como contrasta ante pequeños elementos que rompen esto – la salida a un balcón, una pequeña ventana- dándole a los personajes bocanadas de aires para volver a sumergirse ante la densa realidad.

Nuestro personaje principal deviene en rehén de este ambiente; inocente y precoz, Karl ve constantemente chocar su optimismo contra las vicisitudes e intereses de lo cotidiano. 

Dos elementos de la prosa de Kafka son peculiarmente llamativos, por un lado, la reducción al absurdo de ciertas situaciones, el autor genera el suspenso y lo incrementa hasta desbordarlo en la comicidad o lo insólito.

Esto quiebra las estructuras del lector que se ve expuesto a una forma de pensamiento lateral e inusual.

Por otro lado, nuestro personaje no es menos que trágico, o al menos tragicómico, los acontecimientos parecen atraparlo de forma azarosa y lo que inicialmente lo dota de esperanza puede dar un vuelco imprevisto.

Sospecho la intencionalidad de describir la constante lucha de la voluntad sobre el ineludible destino. La temática de la voluntad es algo permanente a través de las hojas, nuestro querido personaje – porque aprenderemos a quererlo – parece no lograr imponer la suya, sino que sometido a la de terceros acepta y continúa, y en esa aceptación hay algo de ridículo y patético, o peor aún, de indiferencia.

América es un buen comienzo para descubrir la importancia de Kafka y  su narrativa en la literatura actual. Vislumbro, a la distancia, asomándose, una voracidad de mis lecturas futuras por saber más de estos mundos de sobresaltos ridículos y sensibilidad abrumante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.