NOVENO CIRCULO – LAS AVENTURAS DE TOM SAWYER DE MARK TWAIN

el

Como nos hemos sanamente acostumbrado con Marianne (@lecturasdeannie en IG), en Noveno Círculo comentamos un libro en conjunto y este mes es la oportunidad de Las Aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain.

Mark Twain es considerado uno de los “padres” de la novela norteamericana, y más allá de sus dotes narrativos – que entendemos considerables – su vida personal reviste de interesantes acontecimientos que demuestran que al igual que sus personajes, Twain también anhelaba la aventura.

En Las aventuras de Tom Sawyer nos encontramos con una clara influencia de la novela picaresca, donde nuestro protagonista presenta rastros del Lazarillo de Tormes, un bribón de buen corazón, un niño sagaz e inteligente capaz de volcar situaciones adversas a su favor con una naturalidad genial.

Twain nos introduce en la geografía del Sur norteamericano, a orillas del Mississipi, previo a la guerra de Secesión, donde la vida simple y natural se hace presente. La naturaleza presenta un marco a la historia que, en conjunto con las actividades narradas le proporcionan al lector la ilusión y anhelo de estar al aire libre. La ambientación es un gran punto a favor en esta obra, dado que el autor permite que el lector pueda imaginarse viviendo cada aventura. 

Otro punto destacado del libro es que desborda de misticismo y creencias que se mezclan entre lo infantil y lo inculto, la superchería es moneda corriente y se pone a prueba como si fuera una dogmática fe.  

Lo peculiar de la obra  es que si bien esta fue escrita a principios del siglo XIX, las actitudes de los protagonistas, su lógica y visión, no difiere sustancialmente a la infancia actual. La picardía, la necesidad de vivir aventuras y de hacer alarde de ellas, los valores como la amistad y la confianza son factores comunes con los niños de hoy en día. 

Entendemos que eso le da una alegría al libro como es difícil encontrar, esa bruma nostálgica que se ciñe sobre la infancia perdida del lector adulto, hace que rápida y fugazmente la despreocupada felicidad de aquel niño que fuimos ocupe nuestros ya crecidos cuerpos.

Coincidimos, tal vez, en que este título a pesar de considerarse un clásico infantil, no es solo recomendado para niños. El lenguaje que el autor utiliza puede prestarse a confusiones ante los más pequeños y además, la crítica social puede no ser entendida, por eso, el libro será visto de una forma u otra dependiendo de la edad del lector (los niños pueden llegar a identificarse con el travieso Tom, y los adultos podrían horrorizarse ante temas como la esclavitud y el racismo en la época). 

Finalmente, sospechamos que Twain nos recuerda la importancia de conservar ese espíritu que nos abraza en la juventud, de rebeldía y pureza, de idílico ímpetu y nos advierte sobre el peligro de adentrarnos en el mundo de los adultos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.