Hablemos de música – Desayuno con Lennon de Robert Hilburn

el

Johnny Cash, Bob Dylan, Janis Joplin, John Lennon, Bruce Springsteen, Bono, Kurt Cobain, Jack White, que tienen en común estos nombres?…los dejo pensando un ratito.

Robert Hilburn es un crítico de música que trabajó para el diario Los Ángeles Times durante más de 30 años, es autor de biografías como las de Johnny Cash o Paul Simon y sobretodo, sabe de lo que habla, de música, y este libro es de música…y sin embargo…

Desayuno con John Lennon, sin carecer de datos autobiográficos, gira en torno a los encuentros del autor con aquellos que escribieron las páginas grandes del rock, nos adentramos en sus experiencias e impresiones, también en cotidianidades de los entrevistados que humanizan enormemente la imagen de semidiós griego que tenemos de estos artistas.

Quiero detenerme un instante en lo anterior, porque es una de las primeras impresiones que me dejó el libro. Me resultó imposible no percibir la sensación de nostalgia y soledad a la cual se ven expuestos estos Apolos musicales; sospecho que nosotros, los mortales, tendemos al simplismo de creer que tienen todo y sin embargo…obsesión, soledad, alienación, paranoia, son algunas de las palabras que se me ocurren para las historias que vemos en estas páginas y que parecen repetirse a través de las generaciones, los mismos tormentos, los mismos miedos, la misma presión – creo que el caso más extremo de esto es Michael Jackson y Prince -.

No quiero que se malinterprete, no busco victimizar, pero no puedo evitar preguntarme cuán responsable somos como sociedad, cuántos becerros de oro construimos en la ladera de la montaña esperando que nos salven, que nos iluminen o simplemente bailen para nosotros.

En fin, volvamos al primer párrafo, qué tienen en común…aquí está la segunda intriga de este libro, al menos para mí, no es aleatorio el salto de artistas que el autor realiza, no señor…Hilburn encuentra en aquellos más que un músico, sino un artista comprometido, fundamentalmente desde lo social, los ve como motores de cambio, como voces de una generación y por eso los destaca.

Debo admitir que no soy fan ni de Springsteen ni de Bono como líder de U2, pero la forma en que el autor habla de estos, me llevó a escuchar una y otra vez sus canciones – siguen sin convencerme pero eso es saco de otro costal -, y lo que deja el autor como la música grande, con mayúsculas, me dejó pensando…para lograr entrar en estas páginas hay que tener algo para decir, hay que querer cambiar el mundo?…no lo sé, no tengo una respuesta.

Vivimos en tiempos aciagos, donde el compromiso parece desvanecerse entre el egoísmo del trivial entretenimiento y el sutil adormecimiento de la conformidad, el listón dejado por aquellos es alto y no sé si aspiramos a alcanzarlo, realmente no lo sé…me gustaría, me gustaría tener una imagen más positiva sobre la música o inclusive sobre la literatura actual, usualmente estoy equivocado, ojalá esta no sea la excepción.

Mientras escribo estas palabras sin rumbo, suena a Simple Twist of Fate de Bob Dylan que dice:

People tell me it’s a sin
To know and feel too much within

Ojalá no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .