Las personas de la historia de Margaret MacMillan

el

Cuando le preguntaron al alpinista George Mallory en 1924 por qué quería subir el Everest el respondió: – Porque está ahí-.

Margaret MacMillan escribe Las personas de la historia, un ensayo histórico donde a partir de ciertas personalidades y personajes construye el concepto de liderazgo y sus distintas aristas y dificultades.

Desde lo formal, es un libro narrado con sencillez, sin grandes ornamentos, lo cual lo hace accesible, y esto es una virtud. Lograr y acaparar la atención en un tema tan complejo y muchas veces denso, es una virtud imponderable de la autora.

Virtud que se sostiene, a mi entender, en el foco que le otorga al libro. La autora defiende la imposibilidad de minimizar las figuras sobre el acontecimiento, es decir, la figura individual, por azar u obsesión, logra cambiar el mundo, los hechos, y descuidar el estudio del impacto individual, puede distorsionar la percepción de la historia.

Esta visión desde el individuo otorga cierta majestuosidad al ser humano, en el acierto o el error, el libro deja como aprendizaje el poder que tenemos como raza, la grandeza de espíritu, la obcecación que padecemos, la determinación implacable, pero como dije, en el acierto y en el error.

A través distintos capítulos que simbolizan características inherentes al liderazgo veremos personajes conocidos por todos, como Churchill y Hitler, y otros menos conocidos, como George Mallory.

En lo personal, encontré en estos “desconocidos” la parte más atractiva del libro, sobretodo, en el capítulo final donde habla de los “Observadores”. La autora expone, de forma acertada, la distinción entre quienes hacen historia (Napoleón, Horatio Nelson y una lista interminable) y aquellos que en cierta forma la documentan, y en este registro, capaz no hablamos de grandes políticos, o estrategas militares, sino de la gente común, que decidió, por azar o necesidad, escribir sobre su entorno.

La historia final de este libro trata sobre Víctor Klemplerer  – para mí un total desconocido -, un alemán de ascendencia judía que durante el totalitarismo nazi comenzó a escribir sobre la degradación de su situación, de su familia, de su patria. Este escribió:

“Seguiré escribiendo. Esta es mi heroicidad. ¡Quiero dar testimonio, un testimonio fidedigno!”

Contra la adversidad y a costa de todo, sin ponderar los riesgos, o a pesar de ellos, escribimos la historia del mañana. La pregunta que subyace es…quiénes nos animamos a desafiar las probabilidades del destino para alcanzar nuestras empresas?

Para aquellos que se hacen esta pregunta, una y mil veces, este libro construye verdades y para quienes no se la hacen, capaz comiencen.

Como nota final, George Mallory fue encontrado momificado en 1999, al momento del ascenso contaba con mujer e hijo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .