Los mejores cuentos policiales – Selección de Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares

El género policial tiene sus raíces en el enigma, enigma que gira entorno a un crimen, crimen que veremos narrado hasta obtener su resolución o su desenlace. El nacimiento de este género es producto de la ruptura de los cánones sociales establecidos, del crimen, de lo ilegal, y del cual se alzará un detective, policía o hasta un padre (en el sentido religioso del término) para restablecer aquella afrenta.

El relato policial – con alguna excepción – es una fórmula de lógica, un ejercicio de inteligencia, un juego de creatividad y complicidad entre el narrador y el lector. Este género tiene la particularidad de que necesita el compromiso de ambos, el narrador es el responsable de generar el suspenso, hilar los tiempos y alcanzar el climax del relato o novela y el lector desde la otra parte necesita comprometerse con la trama, generar hipótesis, resolver el puzle. Sospecho que es esta simbiosis entre narrador y lector que hace del género algo tan atractivo.

En Los mejores cuentos policiales veremos 31 cuentos que siguen lo expuesto anteriormente y tienen la particularidad, nada menor, que fueron seleccionados y traducidos por Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares.

Durante el transcurso del libro veremos a los fundadores del género como Edgar Allan Poe, Arthur Conan Doyle, Chesterton y Agatha Christie, pero también podremos leer autores menos asociados al género como Jack London y Stevenson.

Dejar escrito que cada uno de los cuentos son soberbios parece evidente, pero me gustaría resaltar que la magistral selección realizada amplia el preconcepto establecido sobre el género. Borges logra sorprender de cuento en cuento, porque si bien, el axioma inicial se conserva, las ramificaciones de los relatos varia, y podemos estar ante la presencia de un relato con tintes fantásticos como es el caso de En el bosque de Akutagawa, obsesivos y paranoicos como El ananá de hierro de Eden Phillpotts o inclusive filosóficos como es La muerte y la brújula del mismísimo Borges.

Esto también destaca desde el punto de vista de la estructura de los relatos, podremos encontrar narrados en tercera persona, en primera, también encontrar relatos narrados en forma epistolar; lo que pretendo resaltar es que los autores que recopilaron esta antología encontraron la forma de conservar el leit motive del libro presentando variaciones de una misma fórmula, lo cual logra conservar la atención y sorpresa del lector.

Hay un punto más sobre el cual me gustaría explayarme y tiene que ver con las figura del detective, o de quien resuelve el caso. Encuentro peculiar que en mucho de los relatos más conocidos la figura no es una figura policial, al contrario, la policía queda relegada a un simple rol secundario, muchas veces algo bobalicón que desempeña sus tareas con una ignorante soberbia.

Resulta extraño que el restablecimiento del orden social nazca de ciudadanos refinados cuyas aptitudes y conocimientos son magníficos, pero aun así, no representan a la fuerza del orden. Sospecho y capaz resulta evidente, una crítica social y una visión y expectativa del ciudadano esperable, algo así como el super-hombre, el héroe citadino, el verdadero responsable de recuperar una sociedad victimizada. El caso más drástico y llamativo es el de G.K. Chesterton, quien a través del Padre Brown, sacerdote católico de agudeza admirable, representa la visión del autor y su ideal – recordemos que Chesterton se convirtió al catolicismo y fue devoto a esta religión -.

Si lo anterior aun no los convenció de darle una oportunidad a esta maravilla del género, me gustaría dejarles un fragmento que encontré en El honor de Isreal Gow de Gilbert.K. Chesterton, porque no solo van a encontrar relatos atrapantes, creatividad e inteligencia sino también la prosa de alguno de los mejores escritores que nos ha dado la literatura.

“Parecía que en las voces íntimas de aquel follaje impenetrable gritaran los perdidos y errabundos dioses gentiles, extraviados por aquella selva, e incapaces de hallar otra vez la senda de los cielos.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .