Orgullo y prejuicio de Jane Austen

Existen ciertos libros por los cuales poseo un enorme respeto, no solo por la obra en sí y su autor/a, sino también a su historia, a su crítica. Sin lugar a dudas Orgullo y Prejuicio de Austen debe ser una de las obras mas significativas del siglo XIX. Sin ir mas lejos, en Historia de la literatura universal Riquer y Valverde expresa: “Jane Austen impresiona por su exactitud relojera y su irónico distanciamiento: su mundo es conscientemente pequeño y limitado, y ella mueve las fichas del tablero con reserva fría y superior, sin dejarse aparecer en escena.” Palabras nada menores para una escritora en mundo donde las letras eran reservadas a los hombres.

Es por todo este peso que prefiero enfocar en estas pocas palabras aquellos espacios que lograron convencerme de la soberbia inteligencia de Austen. Partamos de la base que la novela rosa, o de índole amorosa es el género sobre el cual una mujer podía tener más acceso a comienzo del siglo XIX. Sin lugar a dudas, la novela es una de las novelas románticas mas reconocidas en la literatura, pero entiendo que quedarnos con esta imagen de la obra es simplificar aquel sistema de relojería del cual hacen referencia Riquer y Valverde. Austen utiliza el discurso amoroso para desgranar una sociedad, para criticarla con mordaz humor, con precisión de voyeur exhaustivo. Sobre este aspecto, solo mencionaré dos que me parecen los que se presentan durante toda la obra.

Por un lado, esta historia de amor, es también una búsqueda de identidad. Detrás de las cortinas de las formalidades cordiales una tormenta bulle realmente. Orgullo y Prejuicio es un juego de máscaras, donde nadie es lo que dice. Este juego permanente entre lo esperado y lo real, es un juego aceptado de forma unánime por los protagonistas que conocen que la verdad dista mucho de la pronunciada:

“si aplazas la polémica hasta que me haya marchado, os lo agradeceré mucho, y podés decir de mi lo que quieras.”

Todo este teatro es representado para sostener la importancia de un factor cada vez más presente en la burguesía creciente y la aristocracia en decadencia: el dinero. Todos los personajes – me atrevo a decir que no hay ninguno que escape a esta hipótesis – es evaluado y apreciado por su capacidad de generar condiciones materiales, cada personaje es visto a través de sus rentas. Y esto último me lleva al segundo aspecto de la novela. Toda la novela gira en torno del acto del matrimonio. Recordemos la primera frase:

“Es una verdad reconocida por todo el mundo que un soltero dueño de una gran fortuna siente un día u otro la necesidad de una mujer”.

Y es aquí, sobre estas expectativas de matrimonio, donde Austen sitúa a nuestra heroína, Elizabeth Bennet. Volvamos a recordar la trama, los Bennet cuentan con 5 hijas, todas mujeres, las cuales, por su condición de mujer, no pueden heredar la estancia que habitan. En resumen, o se casan, o les espera un destino, por lo pronto, incierto. Ante esta situación, Lizzy desafía las convenciones y lo hace desde dos actos profundamente marcados – a mi entender:

Inicialmente rechaza una propuesta de matrimonio conveniente – qué tupé – y no solo lo hace una vez…sino dos. ¿El motivo?, no estaba enamorada. El segundo acontecimiento, y para mí el mas representativo de este nuevo sentir femenino, Elizabeth – la favorita de su padre – increpa a este sobre la crianza de sus hermanas. Detengámonos a pensar: un mundo enteramente masculino y una mujer, una hija, una solterona, alecciona con criterio, las elecciones del padre de familia. Esta caracterización habla sobre la visión de Austen sobre el lugar que la mujer merecía ocupar.

No hay dudas que es una historia de amor, pero quedarnos con solo eso es minimizar una obra mayúscula, escrita con inteligencia y precisión, que se detiene a revelar los vicios de una sociedad que quedará inmortalizada entre las letras de una escritora cuya sombra solo parece crecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .