Imagen

Sucederás

Soy una persona que no cree en absolutamente en nada, me retracto, no creo en casi nada, creo en esa tenue luz que llamamos raciocinio. El adjetivo tenue no busca minimizar la razón, o a Kant, o a toda la ilustración, sin ir mas lejos, sin ella no hubiera existido la revolución francesa, y este es uno de los acontecimientos que más me obsesionan, pero esto será historia de otra hoja.

La razón como guía, si bien ilumina, es una foto en sepia donde el paisaje si bien nítido, carece de profundidad.  El cristal esmerilado por donde cognitivamente concluyo, me hace perder la magia de lo imposible, la certidumbre de lo incierto, el vértigo de lo improbable.

Porqué escribo esto sin mucha pausa?…hoy, al salir a la calle, en una pared cualquiera, entre millones de garabatos ilegibles, resaltaba una frase: “Sucederás, lo sé”, y no pude sentir mas que envidia.

Envidia sana de aquellos que entrevemos una persona que no somos, pero anhelamos, seguramente callados. Anhelamos esa confianza que se requiere para escribir esas letras, cuánta fe se necesita, fe en el destino capaz, capaz en el amor, capaz en la compañera que espera o quizás quien espera es ella; pero fe.

Ese acto de ciega creencia que nubla los gritos Kantianos de la razón, me trasladan a mi infancia, me despierta esa ansiedad de abrir Ficciones y releer ese cuento de Borges, me dan ganas de agarrar lo mejor de mi y ponerlo a resguardo de la tenue luz de la razón.

Sucederá?…ojalá, no lo sé.

Sucederás, lo sé
… como sucede todo lo que es arrojo del destino.
Como sucede mi suerte, el cielo limpio o la flor celeste,
sucederás porque lo grita mi corazón.
Sucederás porque yo soy la mitad de un camino que sólo tú haces puerto.
Sucederás porque está escrito en la fuerza de mis manos,
que son ciegas anclas del mar que en tus abrazos sólo buscan.
Sucederás porque no pueden mentirme la estrellas,
tu brillas desde un lugar escondido que todavía no encuentro.
Pero brillas más que todas ellas…
Imagen

El visitante

El chirrido de la puerta, casi imperceptible, no logró despertar al propietario, quien dormía en el piso de arriba. Un haz de luz proveniente de la calle trazó un camino marrón caoba a través de la habitación.

Al dirigirse hacia la escalera que lo llevaría a su victima, corrió su túnica negra dejando entrever el brillo frío de lo que parecía ser un cuchillo. Sus paso ligeros, tan ligeros como solo un ser etéreo puede tener, se deslizaron a través de la escalera.

Abrió la puerta del dormitorio y su sombra cubrió toda la habitación. Debajo de aquellas frazadas, sábanas, debajo de aquellas sábanas, él, nuestra victima, su victima.

Lentamente se hincó al costado de la cama; victima y victimario, rostro contra rostro. Al acercar sus labios una gran sonrisa desdibujó su rostro. Entre dientes dejó caer su sentencia de muerte – tic tac -.

Nuestra victima se despertó en estupor para encontrarse solo en la habitación.

 

Imagen

El regalo

Baldosas grises agrietadas era todo lo que el alcance de su visión veía. Ensimismado en su día nuestro protagonista deambula entre pasos apretados por la gris ciudad.

-Si me dan el aumento de sueldo en Enero, capaz puedo ahorrar 300 dólares por mes, 300 dólares por mes, por 12 meses totalizan 3.400 dólares, no, 3.600 dólares. Con esa plata puedo llevar a las gordas de vacaciones. Ufff, pero a ellas les gusta solamente all inclusive…como me gustaría volver a ser joven, salir de vacaciones a algún lugar exótico y salir a caminar y conocer y mezclarme con la gente. Pero no perdamos de vista el aumento, y si no me lo dan, tengo que buscar otro trabajo, igual…cómo no me lo van a dar?…seamos positivos. Que cansancio, tengo que ponerme en forma, tengo 3 o 4 kilos de más, mañana arranco a hacer gym, capaz puedo hacer spinning también que quema grasas…mmm…debería comprar harina integral para poder comer harina pero mas sano, y capaz alguna semilla, lino o chia.

Su nuevo Iphone X vibró en su bolsillo, despertándolo de su problemático mundo, en el mensaje de Whatsapp rezaba: “tenemos que hablar” – este había sido enviado por su madre. – Ufff seguro es por el título de la casa, tengo que encontrar la forma de solucionar eso, con el posible aumento seguramente en un año lo regularizo, sino voy a tener que buscar la forma de tener algún ingreso extra, pero no conozco a nadie como para tener clientes por afuera…bueno, vayamos paso a paso – pensó.

Retiró de su bolsillo las llaves del auto y desactivó la alarma. Se sentó en el asiento de cuero, pero su mente seguía dando vueltas.

– Que bueno sería poder solucionar esto en el plazo de un año, ese tiene que ser el objetivo, en un año, solucionar el tema del título de la casa, capaz así el siguiente puedo cambiar el auto y tener uno yo y otro mi señora. Estaría muy bien poder independizarnos para trasladarnos, podríamos turnarnos para llevar a nuestra hija, y así alivianar la carga de levantarnos tan temprano todos los días. Bueno, pero primero lo primero, regularizar el título.

Acomodó el retrovisor y vio en su reflejo una mirada cansada y unas arrugas que empezaban a gritar su edad.

-Que viejo estoy, ya no tengo 20. Debería comprar alguna crema anti-age, y ser constante, eso si, ser constante. Es importante cuidarse, mas cuando está uno entrado en años…jijiji (se río mentalmente, pensando en el perro Pulgoso)…cuan atrás ya quedaron el tiempo de los dibujos animados y las horas de la merienda. Debería sentarme mas con la gorda chica a mirar dibujitos, a compartir con ella…pero quién puede hoy en día con tantas obligaciones….quién?

-Señor!!!…señor!!! – una niña del otro lado de la ventana golpeaba delicada pero constantemente. Nuestro protagonista bajo la ventana dubitativo y ella continuó – Buen día señor, estoy vendiendo estas tarjetitas navideñas, 3 por 50 pesos. Sabe usted que hoy es mi cumpleaños?

Aún disperso solo atinó a responder – Si?, cuántos años cumplís?. – 13 años señor – responde con una gran sonrisa que deja entrever un diente marrón descuidado.

-Cómo te llamas? – preguntó – Leticia señor, pero me dicen Leti. – Bueno Leti, feliz cumpleaños. – Muchas gracias.

Nuestro protagonista abrió su billetera y sacó un billete de 100 pesos y se lo entregó, ella amago a agarrar las tarjetitas y el hizo una seña con la mano haciéndole ver que no era necesario.

-Muchas gracias señor, que tenga buen día – y rápidamente siguió su curso, dejando a nuestro protagonista mareado o desconcertado o ambas. Recobrando parte de sus sentidos bajó del auto, abrió el baúl del auto y sacó una bolsita adornada con un moño rosado que había comprado para su hija.

– Leticia!!! – La niña se dio vuelta y nuestro protagonista hizo un gesto con su mano para que volviera, lo cual hizo alegremente – Feliz cumpleaños – y con un dejo de solemnidad entregó el regalo a la niña.

Lo abrió tan rápido que nuestro protagonista no pudo evitar dibujar una sonrisa en su rostro. Sacó un oso blanco y negro, cuyas patas tenían cocidas una pequeña caña de bambú.

-Guaaaaaaaaaaaaauuuuuuuu, muchas gracias señor!!! – De nada Leti, ojalá termines lindo tu día.

Ella le regaló una sonrisa, dio media vuelta y entre saltitos partió a vender tarjetitas.

Nuestro protagonista volvió sobre sus pasos, entró en el auto y no pudo evitar preguntarse quién le había regalado a quién.

 

El abandono

Me pregunto si conversarás con tu viejo

bajo la sombra de alguna parra;

Me pregunto si contarás cuentos sobre zorros y conejos

a la hora de la siesta.

Me pregunto si en horas de silencio

coleccionarás pedacitos de historia

o si las flores se abren a tu paso.

Me pregunto si pensarás en nosotros,

tanto como nosotros en ti.

Me pregunto si tu vacío es tan grande como el mio.

Dichoso tu lugar que se ensancha en tu presencia,

que ruin el nuestro que se envilece con tu ausencia.

Me pregunto si mis lágrimas llegarán a tus ojos,

me pregunto si tus manos asperas

revolverán otros pelos.

Recordarte, pensarte, sentirte

en cada mañana de domingo,

deseando que hayas encontrado tus angelitos negros,

deseando que tú seas el nuestro.

Imagen

The Darkness – Pinewood Smile

Vuelque en un bowl media tasa de Queen, agréguele 2 cucharaditas de Motley Crüe y déjelo marinar durante 20 minutos en salsa de Steel Panther. Revuelva todo hasta lograr mezclar los ingredientes. Colóquelo en el horno a una temperatura de 120° durante 45 minutos y obtendrá así The Darkness.

Que lindo The Darkness!!!…señores, que lindo!!. Me acuerdo que compré en una oferta del Palacio de la Música sus dos primeros discos a 70 Pesos Uruguayos (2 USD aprox.) por qué nadie sabia quienes eran…cuánto valen esos 70 pesos ahora…

Pero no voy a escribir sobre el pasado, no señor…hoy voy a escribir sobre el presente de esta anacrónica banda formada en el 2000 por los hermanos Hawkins y que hoy incluye al hijo de, a mi entender uno de los mejores bateros, de la mejor banda, de todos los tiempos…el señor Roger Taylor.

Salió con fecha 06 de Octubre su quinto álbum titulado Pinewood Smile y el cual, si me apuras, después de una semana de escucharlo, me parece muy bueno; desde su tema “All the pretty girls” hasta su “Stampede of Love”, me parece un disco sólido, donde no faltan riffs, falsetes y una bata que acompaña.

Lo mejor:

 Solid Gold – tema para que salte todo el estadio gritando cual enfermo el coro, donde refleja y parodia el negocio de la música.

There’s a guy coming down from Sony
Artist and repertoire
If he likes what he hears in those stupid ears
I’ll buy myself a faster car

Southern Trains – rápida, mucha fuerza y juega con el hecho de que todos podemos identificarnos con algún transporte público que parece no llegar a ningún lado, donde vas apretado hasta las bolas y el correspondiente olor a bolas.

It’s a journey into pure despair
There are fucking assholes everywhere
I can smell piss and shit in the air
Fuck you, southern trains
We’re not getting anywhere

I Wish I Was In Heaven – seguramente por lo que me toca vivir, pero rescato este tema porque creo que es sincero. The Darkness juega mucho con la burla, la parodia, el cinismo…sin embargo este tema es sincero, directo y liricamente emotivo.

Life has it’s moments, sadly too few
Glimpses of beauty slide out of view
Good times are over, vanished en masse
Give me the number for dignitas

Stampede Of Love – el Fat Bottomed Girl de TD, tema que en los tiempos que corren resbala y seguramente cae en lo incorrecto, pero te llena de imágenes deliciosas.

You’re overweight, beautiful as well
You wear your house like a tortoise shell
I can’t wait to see you again
We’ll have to hire in a crane
I saw you on the beach today
You looked quite thin but you were just far away

Si me permitís, no solo voy a recomendarte el álbum, sino también te voy a implorar que lo escuches haciendo ruta, con la ventanilla un poco baja, y sí, estoy de acuerdo, parece algo cliché, pero cuando tu manito derecha sobre el volante empiece a marcar el ritmo, me contás como te fue.

 

 

Imagen

Los iluminados somos nosotros

Mi país se distribuye de forma muy simple, del Rio Negro para abajo, y del Rio Negro para arriba, y si corto grueso la simplifico aun más…Montevideo para un lado, el resto para el otro…es por eso que cuando vamos al interior decimos “nos vamos para afuera”.

Por asuntos laborales tuve que salir a visitar lugares que no conocía, y siendo sincero, si no fuera por laburo, creo que jamas hubiera ido…sin embargo, tienen cosas muy pintorescas que uno, abstraído por todo el bullicio citadino y ensimismado en la fuerte e irreprimible creencia que somos el ombligo del país, pierde.

En Florida pasamos por Sarandí Grande, ciudad de 6 mil habitantes, nada muy nuevo, nada muy atractivo, pero el hambre no respeta estilos arquitectónicos y en Uruguay, con el mate unos bizcochitos siempre vienen bien, así que buscamos una panadería. Rápidamente encontramos una (En Uruguay no importa donde estés, a menos de 5 cuadras a la redonda de tu ubicación hay una panadería) e igual de rápido entramos. La señora que atendía estaba atendiendo con esa familiaridad propia del pueblo, donde el cliente de ayer es el de hoy y seguramente el de mañana, por lo cual, nosotros procedimos a esperar. Terminó de cobrar y ahí nos miró en silencio, código universal y simple de: “que busca” y respondimos al silencio con un: “bizcochos”. Después de unos segundos de silencio, cabeceó lentamente de abajo hacia arriba señalando con su pera el estante de los bizcochos…los miramos, la miramos, y repetimos…”si, bizcochos”. La señora dejó entrever una media sonrisa, pero no cualquier sonrisa, sino esa media sonrisa que en cualquier parte del mundo tiene implícita cierta pena y nos dice…”se sirve usted mismo mijo y después pasa por la caja”.

Pum, Interior 1, Montevideo 0…en todo Montevideo, no hay un solo autoservice de bizcochos…un millón y medio de genios en la capital, ni una panadería que te sirvas vos mismo, es FAN TAS TI CO…vas, agarras, elegís los tuyos, dos de crema, 5 con queso, 2 vigilantes y pasas por caja…FAN TAS TI CO. Pero los iluminados estamos en la capital…

En el trayecto que va desde Tacuarembó a Rivera, recibimos el 2 a 0 y corran perros. Eran aproximadamente las 16 horas, habíamos comido recientemente y el sueño empezaba a ganar los párpados, sin embargo, no podíamos parar dado que teníamos una agenda apretada. Pablito, en ese momento co-piloto, tuvo la maravillosa idea de “levantar” con música, a lo cual accedí dubitativo ante ser conocedor del gusto musical de aquel. Primer tema, Fonzi y su Despacito…se vislumbraba una tarde complicada. Pablo, también conocedor de mis gustos musicales, trataba de justificar que el reggaeton era divertido, que cumplía el objetivo de no despabilar y yo, para no discutir por bobadas, dije a todo que sí.

Hago una aclaración, no es que no me parezca música divertida, seguramente lo es, pero yo no la disfruto. Porqué?; primera y secundaria, por mal bailarín y segunda y fundamental, por que discrepo con el 80% de sus letras. La sobredosis de frases como “quién es tu papi” y la reiteración ad infinitum de que cuando el marido se vaya de la casa le van a coger a la mujer, me parece un poco extenuante.

Retomo, música, reggaeton, perreo, quién es tu papi…afuera de esta mini embajada de Puerto Rico hay naturaleza, cerros que parecían dibujados, tranquilidad y unos metros adelante, LA cachetada. Metros más adelante vemos a un niño, juro por Ganesha que no tenía más de 8 años y le estaba enseñando a marchar a un caballo a pasito de desfile; atuendo de gaucho y todo. A ver…un niño, 8 años, domando a un animal silvestre y probablemente peligroso a hacer lo que él quisiera; estoy seguro que si le pedía un salto mortal doble, el bicho lo hacía para volver su mirada ansiosa al niño buscando su aprobación.

En resumen, que tenemos?, por un lado, dos personas de la capital, uruguayos por cédula, treintones, perreando a ritmo de Maluma, por otro lado, un niño de 8 años, dominando a un animal a marchar a su antojo. No tengo derecho a voto…pero, como dije, los iluminados somos nosotros…

No quiero hacer de estas líneas algo muy largo, no es la idea, pero si quiero que sepan que este listado de eventos puede seguir, la siesta, el tiempo para hablar, el saludo en la ruta, la pesca del día, los nombres de las ciudades (visitamos uno que se llamaba fraile muerto…fraile muerto!!!) y ya sería goleada…pero seguimos creyendo…que los iluminados somos nosotros. Será?

 

Imagen

Turista en la vida

Siempre he dicho que la mejor versión de los seres humanos es la de turista. Se me viene a la mente el dicho popular “nadie es profeta en su propia tierra”, no se si tiene que ver, pero creo que apunta a lo mismo, pero visto 180° distinto. A ver…creo yo que uno es profeta en tierra extraña porque el resto de los humanos al ver a alguien “nuevo” en su comarca presta mayor atención…esto puede ser; pero también creo que uno, cuando va a tierras lejanas, se comporta distinto.

Capaz ustedes son distintos a mi, pero solo a efectos de hablar el mismo lenguaje,  voy a establecer mis reglas básicas de lo que entiendo un turista promedio:

  1. Jamas dice “no” a nada…vamos a salir?…si….vamos a probar esta comida que no tiene forma a nada? …si; en este punto me detengo a contar una experiencia personal. Alguna vez, por el solo hecho de ser afortunado, tuve la posibilidad de conocer Ho Chi Minh, no al señor de barba, sino a la ciudad anteriormente conocida como Saigón. Una noche en un viaje nocturno a través del río que daba antiguamente nombre a la ciudad, nos dieron de cenar variedades de frutos de mar…nos presentaron pescados, etcéteras y etcéteras. Una de estas etcéteras era una pelotita blanca, más parecido a un algodón que a un fruto de mar…jamás pregunté que era, si les aseguro que tenia una textura espantosa, ES PAN TO SA, pero me lo llevé a la boca y para sorpresa de nadie, estaba bastante bien. En Montevideo me daban lo mismo para comer y les decía que no uso cotonetes, gracias.
  2. El turista promedio no conoce el malhumor, para todo ve el lado medio lleno del vaso, llueve…no pasa nada…fuiste a la playa y volviste con una quemadura de tercer grado, no pasa nada…hace 20 minutos estas dando vueltas en la calle buscando estacionamiento, no pasa nada…y así para todo…no sabemos verle el lado malo de la situación, solo lo bueno. En estos momentos padezco un granito en el hombro, me estoy quejando constantemente con pequeños gemiditos ante el rozar de la ropa.
  3. El turista hace lo que quiere, no le importa mas nada que su deseo egoísta…camina por el medio de la calle, usa ropa que jamas en su vida utilizaría en su ciudad natal, anda en bicicleta a pesar que la última vez que se subió a una tenia 8 años. La versión nuestra turista, no entiende de códigos de vestimenta, leyes urbanas, comportamiento colectivo…y el razonamiento es bastante simple…acá nadie me conoce…porque voy a jugar con las reglas que juego siempre?…y lo peor, es que tienen razón a medias.

Porqué a medias?…por que al ser turistas desconocidos, nos permitimos el lujo de ser quienes queremos ser, por 20 días de licencia somos nuestra mejor versión y es buenísimo, pero también triste. Es triste por que al volver, sucumbimos a la presión de lo que se espera de nosotros, perdiendo o al menos dejando un poco de lado, qué queremos para nosotros.

Recientemente alguien mencionó que yo tenía una mejor versión, una versión que cumplía con el 1, 2 y 3 expuesto anteriormente, y me ha dado vueltas en la cabeza, una y otra vez…es posible ser el 1, 2 y 3 en tu día a día?, es posible ser un turista en tu vida diaria?

No voy a mentir, no tengo la más remota idea si es posible, me cuesta creer que es posible, pero será cuestión de ir comiendo un cotonete a la vez…