Esa maldita canción

Que peculiar me resultan los mecanismos que disparan ideas. Volverás, volverás. Como les venía diciendo, es increíble o al menos así lo encuentro como uno puede despertar con una idea fija en la cabeza y trata de eludirla, escaparle o peor aún comprenderla, siendo esto titánico, sino imposible. A mí me pasa todo el tiempo…