Imagen

Y si jugamos…

De qué sirve un milagro si la vida en si misma no lo es?…no dejo de pensar en esto. ¿Porqué esperamos un milagro que nos de la seguridad que todo esto tiene un porqué?, ¿Porqué el porqué tiene que ser divino y no humano?

Me gustaría grabarme a fuego en esta, por momentos, cansada cabeza,  que milagro no es otra cosa que contemplar con asombro inexplicable, que el milagro nace de la posibilidad de maravillarse…no será este un momento adecuado para dejar de buscar el milagro divino y buscar las pequeñas maravillas? ¿y si creamos estas maravillas?

Qué tal si salimos a caminar sin rumbo con música en nuestros oídos y la mente en blanco, qué tal si jugamos con nuestros niños, que tal si volvemos a agarrarnos de las manos esperanzados en volver a sentir esa electricidad en los dedos que nos digan que estamos en el lugar y tiempo correcto; y si tenemos conversaciones absurdas con desconocidos solo para robar una sonrisa y si probamos solo por probar, yo quiero jugar ese juego…

Espero que sepan disculpar mi inocencia, y entiendo, créanme que entiendo la importancia del dinero, si hay algo que entiendo es la importancia del dinero, pero me gustaría trascender a mi conocimiento certero, implacable y racional de que lo necesito para mantenerme, mantenerme a mi, a mis seres queridos, darles confort…créanme, lo entiendo mejor que nadie…pero puedo aspirar más?…es posible?

¿Puedo desafiar este canon forjado durante iones y convencerme que hay más?, puedo aspirar a un pequeño milagro por día…me gustaría que estas palabras sean mi pequeño milagro de hoy, sentirme, como me siento mientras estas palabras llenan una pantalla en blanco, que me ensancho con el universo, que soy uno pero también muchos. Ojalá estas palabras lleguen a alguien que pueda escucharlas, y sino es así..es relevante?, necesito reciprocidad para que el milagro exista?, y si el intento de ser escuchado es tan maravilloso como el de ser escuchado? y si…y si…

…cuál va a ser tu milagro de hoy?…y si jugamos a maravillarnos?